Un informe de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios constata que entre los años 2000 y 2014, el consumo de fármacos orales e insulinas pasó de 44,6 a 69,9 dosis por mil habitantes y día.

El consumo de antidiabéticos orales se ha incrementado en más de un 50 por ciento en España en los últimos 15 años, según datos de un informe de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), dependiente del Ministerio de Sanidad, que lo atribuye al progresivo aumento de casos, sobre todo diabetes tipo 2, y de los factores asociados.

En términos generales, entre los años 2000 y 2014 el consumo de antidiabéticos (incluyendo fármacos orales e insulinas) pasó de 44,6 a 69,9 dosis por mil habitantes y día (DHD). En cuanto a los antidiabéticos orales, se ha registrado un incremento del 56,1% (pasando de 33,6 a 52,5 DHD) y en las insulinas su consumo ha subido un 57,5% (de 11 a 17,3 DHD).

 

Entre las causas de este incremento, según detalla la AEMPS, está el aumento de la prevalencia de la enfermedad, que ha pasado del 5,3 al 10,6% de la población adulta. Además, hay otros estudios que prueban que su impacto podría ser mayor al declarado y situarse en un 13,8%.

Además, en el mismo periodo también han aumentado los factores de riesgo (obesidad, sedentarismo) junto con el envejecimiento de la población y el mayor número de pacientes en fases avanzadas de la enfermedad.

Aunque en este periodo se han ido aprobando numerosos medicamentos, la metformina ha sido el antidiabético más consumido en términos absolutos, representando el 40% del consumo total de antidiabéticos orales. En los últimos 15 años se ha pasado de 3,1 a 20,3 HDH, con un consumo progresivo hasta 2009 que, desde entonces, se ha estabilizado coincidiendo con el incremento del uso de combinaciones a dosis fijas.

El mayor consumo de metformina, o sus combinaciones a dosis fijas con vildagliptina o sitagliptina, reflejan el cambio en el patrón de consumo de hipoglucemiantes orales con un menor consumo de sulfonilureas.

Por otra parte, también se ha producido un cambio en el patrón de consumo de insulinas, con el aumento del consumo de análogos de insulina en detrimento de las insulinas de origen humano. También se aprecia un efecto de reemplazo en el consumo de insulinas de acción intermedia por insulinas de acción prolongada..

Además, la AEMPS ha recordado que en este periodo se anunció el lanzamiento de la insulina inhalada, que se acabó retirando del mercado apenas meses después de su comercialización.

 

JANO.es