Un estudio cifra el aumento del riesgo en el 30%, siendo mayor al inicio del tratamiento (durante los primeros 30 días).

Los sedantes de uso común llamados benzodiazepinas están asociados con un mayor riesgo de neumonía cuando se usan en personas con alzhéimer, según revela un estudio publicado en Canadian Medical Association Journal.

"Las benzodiazepinas y los fármacos Z se prescriben frecuentemente para esta población y el uso a largo plazo es típico. La neumonía con frecuencia lleva al ingreso en el hospital y los pacientes con demencia tienen mayor riesgo de muerte relacionada con la neumonía", afirma la doctora Heidi Taipale, autora del estudio, del Centro de Investigación Kuopio de Atención Geriátrica de la Universidad de Finlandia Oriental, en Kuopio, Finlandia.

La demencia, que en el 60-70% de los casos corresponde a alzhéimer, es un factor de riesgo de neumonía, y muchas personas con demencia reciben benzodiazepinas y no benzodiazepinas (llamados fármacos Z), ambas con efectos sedantes.

Para determinar si había un vínculo entre estos medicamentos y la neumonía, los investigadores finlandeses examinaron los datos de los registros nacionales de 49.484 adultos que viven en la comunidad diagnosticada con alzhéimer entre 2005 y 2011 en Finlandia. La edad media de los participantes fue de 80 años y casi dos tercios (62,7%) eran mujeres.

Mayor riesgo al inicio del tratamiento

Los investigadores compararon a 5.232 pacientes que tomaron benzodiazepinas y 3.269 pacientes que tomaron fármacos Z y el resto no tomó ninguno de los fármacos. Encontraron que las benzodiazepinas estaban vinculadas a un aumento del 30% en el riesgo de neumonía en pacientes con alzhéimer y el riesgo era mayor al inicio del tratamiento (durante los primeros 30 días).

Aunque la relación con el uso de medicamentos Z y la neumonía no fue estadísticamente significativa, los autores no concluyeron que estos fármacos eran más seguros, ya que el estudio no comparó directamente los fármacos Z y las benzodiazepinas. Los científicos sugieren que la naturaleza sedante de las benzodiazepinas puede aumentar el riesgo de neumonía al elevar la aspiración de la saliva o alimento en los pulmones.

Los resultados son consistentes con trabajos que han encontrado un mayor riesgo de neumonía en pacientes de todas las edades que toman benzodiazepinas. "Los beneficios y riesgos del uso de benzodiazepinas deben considerarse cuidadosamente para los pacientes con alzhéimer e, incluyen, riesgo de neumonía", concluyen los autores.


JANO.es