La esperanza de vida a nivel mundial ha aumentado en cinco años desde el año 2000, pero esto también ha traído aparejado grandes desigualdades entre los países, tal y como pone de manifiesto el informe World Health Statistics: Monitoring Health for the SDGs de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Este aumento de cinco años en la esperanza de vida, el crecimiento más rápido desde los años 60, revierte los descensos registrados durante los años 90, principalmente por la por la epidemia de sida en África, y del derrumbe de la Unión Soviética en Europa del Este.

Tal y como apunta la Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS, “el mundo ha avanzado a grandes pasos en la reducción del sufrimiento innecesario y las muertes prematuras a causa de enfermedades que pueden prevenirse y tratarse. Pero los progresos han sido irregulares. Lo mejor que podemos hacer para que nadie quede relegado es apoyar a los países a lograr la cobertura sanitaria universal sobre los cimientos de una atención primaria sólida”.

En este sentido, el mayor aumento en la que la esperanza de vida se registró en África, donde aumentó en 9,4 años hasta llegar a los 60 años, gracias fundamentalmente a las mejoras en la supervivencia infantil, los progresos en la lucha contra el paludismo y la ampliación del acceso a los antirretrovíricos para el tratamiento del VIH.

La esperanza de vida de los niños nacidos en 2015 es de 71,4 años (73,8 años para las niñas y 69,1 para los niños), pero depende del lugar de nacimiento. Este informe de la OMS se indica que los recién nacidos de 29 países (todos ellos de ingresos altos) tienen una esperanza media de vida igual o superior a 80 años, mientras que por el contra para los recién nacidos de otros 22 países (todos ellos en el África subsahariana) la esperanza de vida es inferior a 60 años.

Las mujeres japonesas son las más longevas, cuya vida alcanza de media 86,8 años. En el caso de los hombres, los suizos son los más longevos con una esperanza de vida de 81,3 años de media. En el polo opuesto, la población de Sierra Leona tiene la esperanza de vida más baja de todo el mundo para ambos sexos: 50,8 años para las mujeres y 49,3 años para los hombres.

La OMS indica que esperanza de vida sana, por la que se miden los años de buena salud que un niño nacido en 2015 puede esperar disfrutar, es de 63,1 años a escala mundial (64,6 años para las mujeres y 61,5 años para los hombres).

Las Estadísticas Sanitarias Mundiales de este año ponen de relieve que muchos países están todavía muy lejos de lograr la cobertura sanitaria universal, medida con arreglo a un índice de acceso a 16 servicios esenciales, en particular en las regiones de África y del Mediterráneo Oriental.

Los interesados pueden consultar y descargar el informe World health statistics 2016: monitoring health for the SDGs aquí.

Fuente: World Health Statistics, OMS 2016.