Con motivo de la celebración el 1 de octubre del Día Internacional de las Personas Mayores desde Amigos de los Mayores, Fundación Pilares, Envejecimiento en Red y Matia Fundazioa se ha presentado un manifiesto con el que se reclama un papel más activo y protagonista de las personas mayores en la sociedad.

Con este iniciativa estas organizaciones que trabajan por el bienestar de las personas mayores quieren poner en valor la capacidad de contribución de las personas mayores y reivindicar su papel protagonista en la sociedad actual, y denunciar la infravaloración y los estereotipos que están excluyendo a las personas mayores, a pesar de mantener intactas sus capacidades y representar ya el 18,6% de la población española (en 50 años serán más de un tercio, el34,5%), superando incluso a los menores de edad.

Con este Manifiesto se reclama un papel más activo y protagonista de las personas mayores en la sociedad
Las cuatro organizaciones firmantes han sumado conocimientos y reflexiones para lanzar un mensaje único con motivo de la celebración del Día Internacional de las Personas Mayores, una conmemoración que se celebra bajo el lema “Aprovechamiento del talento, la contribución y la participación de las personas mayores en la sociedad”.

A través de un manifiesto que se articula en cuatro bloques, los firmantes abogan por un modelo de atención y cuidado basado en la atención integral y centrada en la persona que reconozca e impulse la autonomía personal, el ejercicio de derechos, la calidad de la atención y el incremento de la calidad de vida como base para facilitar la participación social y la continuidad de cada proyecto de vida.

También reclaman a la sociedad un cambio de actitud hacia las personas mayores desterrando estereotipos que asocian vejez con incapacidad, enfermedad o tristeza y que conducen a la exclusión y la soledad no deseada, al tiempo que solicitan el fomento de herramientas ciudadanas y colaborativas como el voluntariado que faciliten un papel activo y protagonista a las personas mayores.

Los firmantes del manifiesto resaltan el papel de este colectivo heterogéneo como soporte del estado de bienestar en unas sociedades modernas en las que las personas mayores constituyen un recurso muy importante para la familia, la comunidad y la sostenibilidad de la economía. Destacan, asimismo, su capacidad creativa y talento y su contribución a la innovación señalando que “si la creatividad es la combinación y la transformación de elementos para obtener otros novedosos, las personas mayores tienen un impresionante bagaje de experiencias y conocimientos para ser creativos”.

Todo ello con el objetivo de contribuir a erradicar la imagen negativa y estereotipada de la vejez, en defensa de un movimiento a favor de la normalización, del trato como iguales y recuerda que cuando una persona cumple 65 años no desaparecen sus deseos, necesidades, preferencias, ni expectativas. “Su estilo de vida sigue siendo el mismo”, afirman. “Se sigue siendo la misma persona. La lucha por el mantenimiento de una identidad más allá de la que marca la edad, es la lucha de este grupo de personas que se salen de los estereotipos establecidos. Apostamos por una sociedad en las que las edades se diluyen y las diferencias “basadas en la edad” se desvanecen”.

El vídeo de la campaña #SoyMayorSoyComoTú visibiliza que los deseos, inquietudes y derechos no caducan al cumplir los 65 años.

>>>>  https://youtu.be/y8qLqV01r4Y

El Manifiesto suscrito por Amigos de los Mayores, Fundación Pilares, Envejecimiento en Red y Matia Fundazioa es el siguiente:

“Como organizaciones que trabajamos por el Bienestar de las Personas Mayores y con motivo de la conmemoración del 1 de octubre, Día Internacional de las Personas Mayores, las organizaciones abajo firmantes, sumándonos al lema propuesto por Naciones Unidas para este año 2017 que ahonda en el “aprovechamiento del talento, la contribución y la participación de las personas mayores en la sociedad”, manifestamos conjuntamente que:

Defendemos la dignidad a lo largo de la vida mediante la promoción de la autonomía personal, el ejercicio efectivo de derechos y el mantenimiento de una buena calidad de vida como base para facilitar la participación social y la continuidad de los proyectos de vida de las personas mayores.

Entendemos que la calidad de la atención y de los cuidados, cuando estos sean requeridos, debe pasar por la aplicación de un modelo de Atención Integral y Centrada en la Persona (AICP) en el que contribuyan de manera cooperativa profesionales, familiares, amistades, agentes de la comunidad y administraciones públicas, adaptándose de manera personalizada a las características de cada persona.

Reivindicamos poner fin a la soledad no deseada y al aislamiento a los que cada día se ven sometidas más personas mayores, situación que puede afectar a su salud física y mental.

Reclamamos a toda la sociedad un cambio en la forma de ver y tratar a las personas mayores, desterrando a su vez estereotipos que asocian vejez con incapacidad, enfermedad o tristeza y que conducen a la exclusión y la soledad no deseada.

Reivindicamos el fomento de herramientas ciudadanas y colaborativas como el voluntariado que, frente a la soledad, faciliten a las personas mayores ganar en autoestima, desarrollo personal y social, autonomía y un papel activo y protagonista en la vida de nuestras familias, barrios, pueblos y ciudades.

Reivindicamos el papel protagonista de las personas mayores en la generación de bienestar de la vida ciudadana. Las personas mayores participan activamente en la promoción de entornos amigables fomentando una recuperación más racional de los espacios públicos, de las relaciones entre los ciudadanos, de las transferencias de cuidados… de todas esas pequeñas cosas que hacen que la vida cotidiana sea un poco más humana y más satisfactoria para todos y todas. Nos sumamos en la creación de entornos de vida facilitadores donde poder vivir y convivir juntos.

Luchamos contra la imagen negativa y estereotipada de la vejez, en defensa de un movimiento a favor de la normalización, del trato como iguales. Cuando una persona cumple 65 años no desaparecen sus deseos, necesidades, preferencias, ni expectativas. Su estilo de vida sigue siendo el mismo. Se sigue siendo la misma persona. La lucha por el mantenimiento de una identidad más allá de la que marca la edad, es la lucha de este grupo de personas que se salen de los estereotipos establecidos. Apostamos por una sociedad en las que las edades se diluyen y las diferencias “basadas en la edad” se desvanecen.

Defendemos el papel indiscutible de las personas mayores como soporte al estado de bienestar y ciudadan@s de pleno derecho. En las sociedades modernas, cada vez más envejecidas, las personas mayores constituyen un recurso muy importante para la familia, compartiendo responsabilidades en torno al cuidado; la comunidad, a través de la ayuda mutua entre vecinxs o el voluntariado; y la sostenibilidad de la economía, desde empleo, el consumo o con la trasmisión de sus experiencias y conocimientos.

Es habitual asociar la innovación a la juventud. La investigación y los hechos demuestran que la creatividad, la inspiración y el talento no son cuestión de edad.

Si la creatividad es la combinación y la transformación de elementos para obtener otros novedosos, las personas mayores tienen un impresionante bagaje de experiencias y conocimientos para ser creativos.

Creemos que las personas mayores contribuyen de manera imprescindible a la innovación en todos sus ámbitos (social, de productos o tecnológica, etc.). Por tanto, apostamos por estrategias que faciliten oportunidades y cauces adecuados para la participación de las personas mayores en equipos intergeneracionales y heterogéneos, favoreciendo la diversidad.

Así podremos asegurar la transmisión del conocimiento acumulado y su contribución a la sociedad”.