En una encuesta sobre autocuidado, el 54,8% de los participantes afirma controlar su tensión menos de una vez al mes y el 18% dice que no se la toma nunca.

El 76,8% de los españoles considera que controlar los niveles de tensión arterial es parte del cuidado básico de la salud, y un 54,8% de los encuestados asegura no tomarse la tensión ni siquiera una vez al mes. Así se desprende del Barómetro sobre autocuidado elaborado por PiC, marca especialista en productos para el autocuidado de la salud. El resultado muestra, asimismo, que un 18% de los encuestados no lleva ningún control de su tensión arterial y solo un 13% realiza mediciones al menos una vez a la semana.
Según cifras de la Sociedad Española de Hipertensión y la Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA) más del 35% de los adultos y casi la mitad de los mayores de 65 años padece hipertensión. Sin embargo, y según los datos del barómetro de PiC, sólo el 12,8% de los encuestados afirma padecer esta enfermedad, lo que revela que un elevado porcentaje de españoles ignora que es hipertenso.
Los hombres dicen controlar su tensión más frecuentemente que las mujeres (59,6% frente a 50,1%). Por edades, sin embargo, parece que aún no existe entre los jóvenes una alta concienciación respecto a los riesgos de no llevar un control habitual de la tensión arterial, ya que solo un 11,5% de los jóvenes menores de 24 afirma hacerlo cada semana. Ni siquiera entre los mayores de 65 la cifra especialmente alentadora, con solo un 22% de los encuestados que reconocen hacerlo con esa frecuencia. Al respecto, llama la atención que el 9,1% de los encuestados españoles considera la hipertensión una enfermedad que solo afecta a personas mayores.
Por el contrario, entre los encuestados que afirman padecer esta enfermedad, tomarse la tensión al menos una vez a la semana es lo más habitual (39,9%), seguido de varias veces al mes (28%). El porcentaje de los que realizan mediciones todos los días es de solamente un 10,4%.
El 38% no tiene la tensión en parámetros normales
En cuanto a los parámetros de tensión del resto de encuestados, hasta un 38% de los participantes en el barómetro de PiC afirma tenerla fuera de los valores normales, siendo un 18,8% el porcentaje de los que afirman tener la tensión baja y un 14,7% los que dicen tenerla alta, aunque no de manera tan sostenida y continuada como para llegar a considerarse hipertensión.
Por sexos, el porcentaje de quienes afirman tener la tensión baja se dispara entre las mujeres (30,2%) frente al 8,9% de los hombres. Algo que se invierte cuando se trata de la tensión alta: 17,7% de hombres frente a 11,3% de mujeres. Por franjas de edades, tener la tensión en parámetros normales es lo más habitual entre adultos menores de 35 (64,5%), adultos menores de 65 (62,6%) y mayores de 65 años (43,3%).
Los índices más altos los registran los mayores de 65 (36,7%), seguidos de los adultos (14,5%) y los individuos menores de 35 (11,9%). Los índices más bajos los registran los menores de 35 (22,5%), seguidos de los adultos (16,6%) y los mayores de 65 (7,8%).
Ellas realizan una toma, ellos dos
En cualquier caso, no hay que esperar a padecer hipertensión o tener la tensión fuera de los parámetros normales para llevar un control periódico y correcto de la tensión arterial. En ese sentido, además de hacerlo todas las semanas, la recomendación es realizar, al menos, dos tomas en cada sesión, algo que sí parece haber calado más entre los españoles, ya que un 51,4% afirma cumplirlo.
Sin embargo, una vez más también hay diferencias remarcables tanto por edades como entre hombres y mujeres: ellos realizan dos o más tomas (57,1%) y ellas solo una (55%). Por edades, solo los jóvenes menores de 25 años (55,1%) y los mayores de 65 años (50%) aseguran realizar esas dos tomas recomendadas.
Tomarse la tensión en casa, la opción mayoritaria
En cuanto al lugar escogido para llevar a cabo esos controles de tensión, la casa es el lugar preferido para el 58,5% de los encuestados, seguido del 41,5% que lo hace en el médico y el 25,4% que lo hace en la farmacia.
Llevar un control de la tensión desde casa es especialmente recomendable considerando la comodidad y fiabilidad de los tensiómetros digitales que están hoy en día al alcance de los usuarios, y que han hecho que hasta el 92,5% de los encuestados opten por ello frente al manual. También hay que tener en cuenta que, en centros sanitarios, la presión sanguínea ofrece valores anormalmente elevados entre aquellas personas con aprensión a estos lugares, denominándose a este fenómeno hipertensión de bata blanca.

JANO.es