En España uno de cada cuatro abuelos cuida de sus nietos una media de siete horas diarias, dos más que la media europea, tal y como refleja la encuesta SHARE, proyecto promovido por la Comisión Europea en el que se ha entrevistado a más de 290.000 ciudadanos mayores de 50 años en más de 20 países europeos.

El cuidodo de los nietos puede llegar a generar problemas de estrés, ansiedad o depresión a los abuelos.
A la vista de estos datos, el director asistencial de Sanitas Mayores, David Curto, advierte que “dedicar tantas horas al cuidado de los nietos puede llegar a generar problemas de estrés, ansiedad o depresión si los abuelos se ven sobrecargadas de actividades y responsabilidades en detrimento de sus propias necesidades”.

Es por esto que las ventajas y desventajas que este rol puede tener para las personas mayores depende de cómo padres y abuelos afronten la situación. De hecho, el compartir tiempo con los nietos tiene efectos muy positivos en los mayores, ayuda a combatir la soledad, les hace sentir más vivos y útiles y les ayuda a mantener una mejor forma física e incrementar su rendimiento cognitivo, a la vez que se estrechan los vínculos afectivos.

Eso si, “siempre que la relación se base en el respeto y el mayor no se sienta sobrecargado de compromisos o deberes”, señala el doctor Curto, y añade la importancia de que los abuelos asuman esta labor como una actividad placentera y nunca como una carga, además de que los padres sepan reconocerlo y agradecerlo adecuadamente.

Es por esto que conviene seguir una serie de recomendaciones a la hora de asumir el cuidado para evitar las consecuencias negativas que este puede acarrear:

Hay que aprender a decir “no” a tareas que el mayor no se vea capaz de realizar o le interfieran en otros planes o compromisos. Especialmente si dificultan la asistencia a revisiones o pruebas médicas, a las que siempre debe darse prioridad. Asimismo, las obligaciones como abuelo deben dejar también espacio propio para el ocio y el tiempo libre.
Una buena comunicación con los padres es fundamental para establecer unas reglas básicas con las que ambas partes estén de acuerdo, no se trata de que los abuelos asuman el cuidado como una carga a la que no pueden poner límites.
El cuidado de los nietos no debe interferir en el mantenimiento de los abuelos. Es importante no renunciar a tiempo para ellos mismos para poder mantener su buena forma física, hacer ejercicio, seguir una dieta adecuada y estimular la mente mediante actividades pensadas para ellos.
Las actividades que se realicen durante el tiempo que se comparte con los nietos han de estar adaptadas a las capacidades del mayor, de esto modo, el ocio compartido será reconfortante para ambos.
Es necesario saber poner límites a los nietos, para así evitar que los estos flexibilicen las normas de comportamiento cuando no están con sus padres.
Tal y como indican desde Sanitas Mayores, si se sigue esta serie de recomendaciones será más fácil que los abuelos han de enfocar la labor de un modo positivo, para valorar y disfrutar e la experiencia y evitando momentos de frustración.