El incremento del potasio redujo el riesgo CV.
Un estudio afirma que las directrices actuales son demasiado restrictivas cuando se consume el suficiente potasio.

Evitar los alimentos salados quizá no sea tan útil para su salud cardiaca como se pensaba, según un estudio reciente.

Los participantes de un estudio de largo alcance sobre el corazón no parecieron derivar ninguna ventaja para la salud de una dieta baja en sal, dijo la investigadora Lynn Moore.

"Las personas que seguían una dieta baja en sodio [sal] en general en los siguientes 20 o 30 años en realidad no obtuvieron ningún beneficio, concretamente en cuanto a su presión arterial o a su riesgo de desarrollar una enfermedad cardiaca", dijo Moore, profesora asociada en la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston.

Por otra parte, estas personas disfrutaron de una mejor salud cuando aumentaron su ingesta de potasio, un mineral que ayuda al corazón de un par de formas, encontraron Moore y sus colaboradores.

"Unas ingestas más altas de potasio se asociaron firmemente con una presión arterial más baja y un riesgo más bajo de enfermedad cardiaca", dijo Moore. "Lo mismo pasaba con el magnesio".

Pero antes de agarrar el salero, piense que un defensor principal de las dietas bajas en sodio, la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA), cuestionó la validez del estudio y afirmó que seguirá recomendando que se limite la ingesta de sal.

"Cuando hay ensayos clínicos realmente bien hechos que muestran una relación directa y progresiva entre el sodio y la presión arterial, yo me lo pensaría dos veces antes de hacer algo basándome en lo que se informa en este estudio", dijo Cheryl Anderson, vocera de la AHA y profesora asociada de epidemiología cardiovascular en la Facultad de Medicina de la Universidad de California, en San Diego.

La AHA recomienda no más de 2,300 miligramos (más o menos una cucharadita) de sodio al día, y un límite ideal de no más de 1,500 miligramos (mg) diarios para la mayoría de los adultos.

Moore dijo que sus resultados muestran que la ingesta promedio de sodio (entre 3,000 y 3,500 miligramos [mg] al día) debería ser saludable, particularmente si también obtienen el suficiente potasio y magnesio.

"Parece que no hay un riesgo real añadido en ese rango", dijo Moore. "Creo que el estadounidense promedio probablemente lo está haciendo bien con respecto al sodio, pero casi todos los estadounidenses necesitan aumentar su ingesta de potasio".

Los alimentos ricos en potasio incluyen las verduras de hojas verdes oscuras, las patatas, los frijoles, el calabacín, el yogur, el salmón, el aguacate, los hongos y los plátanos.

El nuevo estudio llega justo después de otro estudio controversial publicado el pasado mes de mayo. Sugirió que restringir la sal de la dieta a menos de 3,000 mg al día pareció aumentar el riesgo de enfermedad cardiaca tanto como comer más de 7,000 mg al día. La AHA también criticó el estudio anterior, que apareció en la revista The Lancet.

Los hallazgos de Moore se basan en los datos de más de 2,600 hombres y mujeres que participan en el Estudio del corazón de Framingham, un estudio sobre la salud cardiaca a largo plazo de personas de Framingham, Massachusetts.

Los participantes tenían una presión arterial normal al inicio del estudio. Pero, a lo largo de los 16 años siguientes, los que consumieron menos de 2,500 miligramos de sodio al día tendían a tener una presión arterial mayor que los participantes que consumieron más sodio, reportaron los investigadores.

Los investigadores también descubrieron que las personas con una ingesta más alta de potasio, calcio y magnesio tenían una presión arterial más baja a largo plazo.

Pero el equipo de investigación se basó en 6 días de registros dietéticos detallados a fin de estimar la ingesta de sodio y de varios minerales de una persona, que es un método relativamente poco fiable, dijo Anderson.

El estándar de excelencia para el seguimiento de los niveles de sodio es mediante las muestras de orina tomadas en varios días, dijo. Los diarios alimentarios pueden ser poco precisos.

"Quizá no han captado la ingesta de sodio de forma correcta", comentó Anderson.

Los resultados positivos del estudio con respecto al potasio han sido respaldados por otros estudios, añadió Anderson.

El potasio ayuda a los riñones a deshacerse de la sal del cuerpo, lo que reduce los niveles de sodio, dijo Moore.

El mineral también ayuda a relajar los vasos sanguíneos y a hacerlos más flexibles, lo que puede ayudar a reducir la presión arterial, dijeron Moore y Anderson.

Las personas que consumen mucha sal (5,000 miligramos al día) deberían reducirla, aconsejó Moore.

Además, "en ese subgrupo de la población que es sensible a la sal en la dieta, algo realmente crítico es cuánta cantidad obtienen de otros minerales, en particular de potasio, y también quizá de magnesio", dijo Moore.

Moore presentó los hallazgos el martes en la reunión anual de la Sociedad Americana de Nutrición (American Society of Nutrition), en Chicago. Los resultados se deben considerar preliminares hasta que los datos sean revisados por profesionales para su publicación en una revista médica.

MedlinePlus

FUENTES: Lynn Moore, D.Sc., associate professor, Boston University School of Medicine; Cheryl Anderson, Ph.D., associate professor, cardiovascular epidemiology, University of California, San Diego School of Medicine; April 25, 2017, American Society for Nutrition, annual meeting, Chicago