Acuerdo internacional para eliminar el mercurio.

Se alcanzó la cantidad de países requeridos para que el acuerdo internacional para eliminar el mercurio entre en vigor y sea jurídicamente vinculante para sus partes a partir del 16 de agosto de 2017.

La entrada en vigor del Convenio de Minamata, cuyo objetivo es eliminar progresivamente el uso y las emisiones de mercurio para el año 2020, ya tiene fecha: a partir del 16 de agosto de 2017, este acuerdo será jurídicamente vinculante para todas sus partes, entre las que se incluye Argentina.

El Convenio de Minamata, el primer acuerdo mundial sobre salud y ambiente adoptado en los últimos diez años, establece la eliminación gradual del uso y las emisiones de mercurio. Entre otros puntos, prevé el fin de la fabricación, importación y exportación de dispositivos médicos con mercurio -como termómetros y tensiómetros- para el año 2020 y llama a la disminución gradual del uso de amalgamas dentales.

Luego de que la Unión Europea y siete de sus Estados miembros entregaran sus instrumentos de ratificación en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, se superó la cantidad de ratificaciones requeridas (50) para que el acuerdo entre en vigor. En América Latina, varios países que firmaron el acuerdo en 2013 ya lo han ratificado o están cerca de hacerlo. En el caso de Argentina, la ratificación fue aprobada por el Congreso nacional el 26 de abril y publicada en el Boletín Oficial este jueves. El último paso formal que resta es la entrega del instrumento de ratificación en la sede de la ONU.

Al día de hoy, los países firmantes de América Latina que ya entregaron sus instrumentos de ratificación son Bolivia, Costa Rica, Ecuador, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Perú y Uruguay, mientras que aún deben ratificarlo Brasil, Chile, Colombia, Guatemala, Paraguay, República Dominicana y Venezuela.

La primera reunión de la Conferencia de las Partes del Convenio de Minamata sobre el mercurio (COP1) se realizará del 24 al 29 de septiembre de 2017 en Ginebra, Suiza. Reunirá a gobiernos y organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales de todo el mundo para avanzar en la toma de decisiones relacionadas con cuestiones técnicas, administrativas, operativas y financieras de la implementación del Convenio. La COP1 será precedida por reuniones preparatorias y culminará con un evento de alto nivel denominado “Digámosle adiós al mercurio”, en el que el presidente de Suiza oficiará de anfitrión.

Salud sin Daño trabajó durante 15 años en señalar los problemas causados por el mercurio y colaboró con el sector salud para que diera el ejemplo reemplazando los dispositivos médicos como termómetros y tensiómetros, que contienen este tóxico metal. “Durante estos años, los profesionales de la salud se han comprometido con la eliminación de los productos con mercurio como único modo de evitar su presencia contaminante en el ambiente y en los cuerpos de los seres humanos de todo el mundo”, señaló Verónica Odriozola, directora ejecutiva de Salud sin Daño para América Latina.

El mercurio es un contaminante global que afecta la salud humana y la de los ecosistemas. Existen numerosas fuentes de emisiones de mercurio al ambiente, entre las que se encuentra –paradójicamente- el sector de cuidado de la salud, a través de la rotura de termómetros y tensiómetros que contienen este metal.